Sin humanidad ni respeto. E.S Vacarisses: otro efecto colateral de los COFOS